Comiditas - MENU‎ > ‎Menú‎ > ‎Quiénes somos‎ > ‎

nuestra historia

Primera parte

Algunos consultores de negocios dicen que hay que iniciar con una buena idea y desarrollarla en un negocio.  En nuestro caso, este negocio surgió de una frustración personal. 

Vivía en Guadalajara, México con mi bebé de 4 meses y empezamos a recibir invitaciones para algunas fiestas de cumpleaños.  Me emocioné mucho por poder llevar a la nena a fiestas donde seguro habrían muchos niños, juegos, piñatas, pastel y demás. 

Así que empecé a buscar un regalo lindo para el o la cumpleañer@.  Aquí empezó a complicarse la historia.  Yo quería comprar un juguete bonito y sencillo.  Las fiestas a las que iba eran para niños de 2 y 3 años, qué tan difícil puede ser? 

Resultó todo un reto.  Las jugueterías venden juguetes que no me convencían.  En ese momento yo no conocía a los personajes de las caricaturas, así que no sabía lo que le gustaba a los niños.  Al final, mi mejor opción eran los cuentos y libros, que me parece muy buen regalo para un niño. 

Pero esta experiencia me dejó pensando y empecé a buscar juguetes accesibles de precio (o vaya, no muy caros), y sencillos en su operación, juguetes que ayudaran a desarrollar la creatividad e imaginación en los juegos de los niños.  

Buscando en internet me encontré unos patrones para hacer comida de fieltro.  Me encantó la idea aún más porque coincidió con que empecé a darle comida sólida a mi hija, así que jugar con las frutas y verduras resultó algo muy divertido e instructivo a la vez.   Así que hice el primer regalo de cumpleaños para una fiesta de una niña que cumplió 2 años y fue un regalazo!  A las mamas les encantó el juego de sandwich y a los niños también.  Las siguientes 2 semanas me pidieron tres juegos más. 


Este es el inicio de Comiditas.

Continuará...





Segunda parte

Me encanta hacer cosas con las manos.  Me gusta tomar el tiempo para escoger los materiales, crear proyectos, jugar con los colores, los tamaños, etc.  Pero tengo que admitir que no soy muy rápida en el proceso, así que pedí ayuda.  La primera persona que me vino a la mente fue mi mamá.  Ella fue la que me enseñó lo poco que sé de colores, puntadas, formas, etc.  Así que la invité, pensando que ella podría disfrutarlo también.  Resultó muy divertido ir a comprar muchos colores de fieltro, cortar las piezas y cocerlas.  Resultó muy significativo y mi mamá se emocionó tanto que empezó a diseñar sus patrones.  La selección limitada que tenía yo, la complementó con una variedad de frutas.  Así que más colores y formas se añadieron a la colección de frutas.  Una de mis favoritas es la piña, está tan bien diseñada y es tan realista que me encanta, es de las piezas que más recomiendo yo.

Junto con la variedad de frutas, diseñamos muchos más juguetes.  Creamos las verduras, desarrollamos una sección de repostería que incluye un  pastel de cumpleaños, donas y galletas.  Estas piezas divertidisimas para jugar a las comiditas, a la hora del café ó té

Uno de los elementos que observamos en el juego de las comiditas era el desarrollo de habilidades sociales, el juego interactivo con otros niños y el desarrollo de su propio juego con los juguetes que tienen los niños a la mano.  Así que Comiditas creó juegos de hamburguesa, de pizza, de hot-dogs, de hotcakes y de sandwiches para tener más opciones de jugar con tu comida.

Ahora ya somos una opción para los regalos de niños y niñas para más familias.

Hay más en la historia...

Comments